Lo que más poderosamente llama la atención al llegar a la isla de Cabrera,es la impresionante silueta de este pequeño castillo, que parece nacer de la misma roca. Es Castell es la edificación en pie más antigua y que despierta mayor interés entre los visitantes que llegan a Cabrera. Debió ser construido a finales del siglo XIV, conservándose documentos del año 1.410 que citan la fortaleza y su lucha contra la piratería del norte de África.  

Una de las características del paisaje vegetal terrestre de Cabrera es la práctica ausencia de bosque, reducido a unas pequeñas zonas en el centro y noreste de la isla. Ello ha sido debido principalmente a las vicisitudes históricas que en ella han tenido lugar. La falta de precipitaciones y la pobreza de los suelos determinan un tipo de vegetación adaptada para poder soportar la aridez del verano. El único árbol presente en el archipiélago es el pino (Pinus halepensis), que forman áreas frecuentemente muy densas que se mezclan con el típico matorral mediterráneo (la garriga, nombre que recibe en la zona este tipo de vegetación), matorral perfectamente adaptado a los rigores del clima mediterráneo.

Entre este tipo de plantas destacan el acebuche, lentisco, sabina y la ueforbia, que se asocian y forman un matorral duro, impenetrable en algunas zonas. La flora terrestre del Parque está compuesta por 516 especies de plantas vasculares, 22 especies de musgos y 21 especies de líquenes, entre las que destacan algunos endemismos baleáricos: la rubia (Rubia angustifolia ssp. cespitosa), el aladierno balear (Rhamnus ludivici-salvatoris), el tragamoscas (Dracunculus muscivorum) especie en peligro de extinción, la peonía balear (Paeonia cambessedessi), el heléboro (Helleborus lividus ssp. lividus), el astrágalo de las Baleares (Astragalus balearicus), el hipericón de las Baleares (Hypericum balearicum) y otros. Abundan también las plantas aromáticas, que impregnan el monte de sus esencias: el brezo (Erica multiflora) y el romero (Rosmarinus officinalis). Los excrementos de las aves marinas, ricos en nitrógeno, crean unas condiciones excelentes, actuando como abono y propiciando el crecimiento de plantas como la Salicornia, la Lavatera arborea, y una variedad de acelga (Beta vulgaris).

Las liliáceas no son tampoco extrañas en el paisaje y es frecuente encontrar durante el invierno y primavera unas varas que parecen salir de un haz de hojas alargadas, portadoras de numerosas flores blancas. Es el gamóm (Asphodelus microcarpus). También es común localizar unos gruesos bulbos con la túnica exterior rojiza y de la que a finales de verano y principios de otoño, surgen unos tallos que se adornan en su parte superior de flores blanquecinas. Se trata de la cebolla albarrana (Urginea marítima). En la zona costera la garriga se empobrece, pero se hacen abundantes arbustos como la efedra (Ephedra fragilis), que tiene el aspecto de una mata de tallos acintados verdes y sin hojas; o las violetas de mar (Limonium), que se presentan bajo el aspecto de densos cojinetes de hojas, de los que, en verano, surgen unos tallos que mantienen un sin número de flores lilas o violáceas.

Un 85 % de la superficie del Parque Nacional de Cabrera es mar. Unas aguas limpias y transparentes que reflejan la belleza de las islas y dan cobijo a una fauna y flora absolutamente única y fascinante. Bajo las aguas que rodean este conjunto de islas, tienen su hábitat multitud de especies vegetales que, gracias a la claridad que alcanzan las aguas, resultan fácilmente localizables.

 En cuanto a la flora marina, es posible observar más de 160 especies, entre las que destacan por su número las algas. Lo más impresionante son las praderas de posidonia oceánica. Parecida a las algas, la posidonia es en realidad una planta superior, que cuenta con raíces y flores, considerada como una de las principales fuentes de vida del Mediterráneo y lamentablemente en peligro de extinción. Estas praderas submarinas de posidonia, endémica del mar Mediterráneo, ocupa una extensión importante de los fondos arenosos del parque, entre los 0 y los 45 m. de profundidad. La conservación de esta especie vegetal es esencial, ya que actúa como elemento fijador del sustrato frente a la erosión, evitando la pérdida de arena de las playas. En ellas encuentran su hábitat multitud de especies tanto animales como vegetales. Entre sus hojas proliferan gran cantidad de organismos que sirven de alimentos a doradas, vacas, dentones, lubinas, chopas, salpas, etc. El papel ecológico de la posidonia se ve reforzado como elemento oxigenador del agua, ya que por su pobreza en nutrientes, es de escasa producción. Junto a la posidonia se identifican otras comunidades marinas, entre las que destacan una importante representación de coralígeno, comunidades de Laminaria rodriguezii y fondos de maërl.

  

Galería Fotográfica

Homepage-Sicherheit

Páginas Amigas

   

   

   

Información Adicional

  • ParaisoBalear es una web dedicada a mostrar la belleza de nuestras islas y su cultura a lo largo de los años sin ánimo de lucro.
  • Si deseas participar en esta aventura, puedes enviarnos tus fotos o proponernos artículos. Puedes utilizar nuestro Formulario de Contacto.

Estadísticas Web

  • Categories : 230
  • Imágenes : 3898
  • Comentarios : 97
  • Downloads : 6
  • Votes : 150
  • Hits : 4482740

Licencia - Copyright

Las Fotos expuestas en ParaisoBalear.com, pertenecen a sus respectivos autores, que al publicar sus imágenes aceptan que estén registradas bajo Licencia Reconocimiento-No comercial-Compartir bajo la misma licencia 2.5 España License, de Creative Commons License citando al autor y a www.paraisobalear.com



Asímismo, el contenido queda sujeto a las mismas condiciones de licencia, perteneciendo al administrador de ParaisoBalear.com.

ParaisoBalear.com, declina cualquier responsabilidad porque alguno de los usuarios de la web publiquen fotos que no sean de su propiedad intelectual. Si detecta cualquier anomalía al respecto o cualquier duda, puede ponerse en CONTACTO con nosotros y la foto será inmediatamente eliminada.